sábado, 14 de febrero de 2015

Granada - TEGSA (14).


El cierre.

Hoy hace 41 años, el 14 de Febrero de 1974: el final. Yo estuve allí; yo fui el último viajero de los tranvías de Granada. Yo entré en cocheras a bordo del último tranvía. Pero hagamos un poco de historia.

Siempre fui magníficamente recibido en los tranvías de Granada. En tiempos de TEGSA recibí de la Dirección todo género de facilidades para moverme con entera libertad por el interior y el exterior de los edificios de cocheras, sin limitación alguna. Ello me permitió pasar muchas horas en los talleres, donde los operarios me enseñaron muchos aspectos prácticos de la mecánica de un tranvía.

Por ejemplo, he visto recargar los dientes de piñones y coronas, desgastados o partidos y cómo después eran tallados esos dientes, Allí aprendí a desmontar y abrir los motores, y a ajustar las zapatas de freno. En las largas horas de convivencia tuve oportunidad de conocer las inquietudes de los tranviarios. Su preocupación por las decisiones de un Alcalde que, por encima de todo, deseaba cargarse los tranvías dejando en la calle a 300 familias.

Y tuve la oportunidad de explicarles cómo los tranviarios de Valencia habían conseguido formar una empresa que se hizo cargo de los transportes urbanos. Pero en Valencia el Alcalde estaba del lado de los obreros.

También recibí toda clase de facilidades en la siguiente etapa, la de FEVE. Encontré en la Dirección a un Ingeniero a quien yo había conocido en las oficinas de FEVE en Madrid.


Amaneció el 14 de Febrero, despedida de las dos últimas líneas de tranvías: la 5 (a La Zubia) y la 3 (a Fuente Vaqueros). Mi primera foto, con las primeras luces del día, fue para un tranvía de la línea 5 detenido en Puerta Real antes de iniciar viaje a La Zubia. 

Ha amanecido en Puerta Real; el nº 24, línea 5, pronto a iniciar un servicio, 14/2/1974.

Todas las mañanas, cuando los tranvías con cabecera en Puerta Real cruzaban Granada, en la comitiva siempre había un tranvía de más que quedaba aparcado en una vía muerta del bucle de Puerta Real, por si tenía que suplir a algún tranvía que se averiase. Aquél último día el tranvía en reserva era un coche recién reparado, el número 22; un último grito: “esto os perdéis, granadinos”. A lo largo del día, muchas personas se hicieron una foto delante de ese vehículo, nuevecito; yo también tomé una foto con mis padres, que encontré que habían ido a visitar a mi hermana.

Nº 22 en reserva en Puerta Real,  14/2/1974.

Ese día de la despedida fui a cocheras y subí a saludar al Director de los Tranvías para agradecerle todas las facilidades recibidas y para pedirle un último favor: que me permitiera dejar aparcado dentro mi coche, pues tenía intención de entrar en cocheras con el último tranvía, que ya me habían dicho cuál iba a ser.

Obtenida la autorización, abajo me esperaba uno de los mecánicos, que pocos quedaban; el ambiente era de funeral. Me comentó que algunos conocidos se habían ido a otras líneas de FEVE “en el Norte”. Y me dijo: “Deje Vd. abierto el maletero del coche, que queremos dejarle un recuerdo”. Después me acompañó a la puerta para que yo tomara uno de los tranvías que pasaban; y me despidió con un fuerte apretón de manos.

Pasé parte del día viajando en los tranvías, algo poco habitual en mí; pero apenas hice fotos. Fui a La Zubia, y al pasar por Cájar me llamó la atención ese cruce; así que volví a Cájar. Allí tomé las fotos que he mostrado hace pocos días. Y vuelta a La Zubia, para una última foto.

Por la tarde me dediqué a la línea 3, y fui a visitar el término de Fuente Vaqueros, que no conocía. Fue la última foto que tomé de los tranvías de Granada. .

Nº 38 en el término de Fuente Vaqueros, línea 3,  14/2/1974.

Llegó la noche y me dirigí a tomar mi último tranvía, el último tranvía de Granada. Conductor y cobrador sabían que yo les acompañaría hasta cocheras. Ya sin viajeros, al pasar a la altura de la Avenida que baja a la Estación del Ferrocarril, el conductor dijo: “Vamos a tomarnos un café”. Dejó parado el tranvía en medio de la calle, retiró la maneta de cambio de sentido y entramos en un Bar. Los tres, callados. Y callados seguíamos cuando, nuevamente en el tranvía, enfilamos camino de cocheras.

Los tres íbamos juntos, en la plataforma delantera del tranvía. Para romper el silencio, se me ocurrió preguntar: “¿Es verdad que estos tranvías no tienen freno eléctrico?” Y el conductor, era el último día, decidió demostrarme que sí, aunque tenían prohibido su uso habitual. Puso paralelo, y cuando alcanzó velocidad, cortó marcha. Nos aproximábamos al desvío de entrada a cocheras, desvío a izquierdas. Y, como si lo hubiera estado haciendo toda la vida, poco antes de llegar al desvío (que teníamos abierto) fue marcando puntos de freno eléctrico. Entramos en la curva chirriando, y el tranvía se detuvo. Nos bajamos, me despedí y me encaminé hacia mi coche.

Pero se me acercó un empleado y me explicó que todas las noches, cuando llegaba el último tranvía, un mecánico de talleres se ponía a los mandos del vehículo y llevaba hasta Granada al conductor y al cobrador que habían llegado en ese último tranvía de cada jornada, y el mecánico se volvía a su trabajo en cocheras. Y esa noche ni había mecánico ni podían sacar el tranvía: "¿No le importaría llevarles a Granada?" Así que esa noche, esa última noche, suplí al último tranvía... de Granada.

Siguiente capítulo: El día después.


Saludos.
José Antonio.

16 comentarios:

  1. Triste historia... en todo caso, el alcalde de Valencia puede que estuviera al lado de los obreros (más bien, creo que encontró en ellos unos "tontos útiles" con los que solucionar una fea papeleta) pero, desde luego, no estaba con los tranvías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, triste historia. Aquella despedida me marcó. Estaba acostumbrado a despedidas tranviarias más bullangueras.
      Gracias por el comentario, Juanjo.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
    2. Y, por cierto... ¿nos puedes desvelar qué te dejaron en el maletero?

      Eliminar
    3. La respuesta aparecerá en el próximo capítulo, pero no tengo inconveniente en adelantarla.
      Me dejaron una bonita colección de tablillas, siete tablillas, que he mostrado en la segunda entrada de esta serie:
      http://electrovia.blogspot.com.es/2015/01/granada-tegsa-2.html
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
  2. Un buen relato con un final agridulce.
    Este final sencillo creo que fue mucho más digno que la fiesta organizada en mi ciudad para despedir a los tranvías.
    De todos modos fue lamentable el cese de los trabajadores de la compañía, sin alternativa a continuar en el transporte, las despedidas siempre son mejores con los auténticos amigos.
    Saludos desde Barcelona
    rails y ferradures

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve en Barcelona en la despedida de los tranvías, aquel 18 de Marzo... Y, a pesar de todo, prefiero la despedida de Granada. Lo de Barcelona fue un espectáculo de gamberrismo desatado.
      El problema con los trabajadores era que las concesiones de los tranvías y ferrocarriles que quedaban en servicio en Granada tenían la reversión al Estado, no al Municipio. Para el Alcalde de Granada era muy cómodo provocar la desaparición de los tranvías, porque no tenía que pechar con las consecuencias. Del personal de Talleres, algunos se trasladaron a otras líneas de FEVE. Pero para el resto de los trabajadores, especialmente conductores y cobradores, no había solución.
      Muchas gracias por vuestro comentario, amigos.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
    2. Mi padre seguro que usted lo conoció ,estaba en las oficinas , le dieron la posibilidad de irse al norte pero con nueve hijos mi padre vio un gran inconveniente ,en ese momento tenia 51 años,pero falleció en el 1976 ,y mis hermanos pequeños fueron al colegio de huérfanos de ferroviarios

      Eliminar
    3. Pues seguro que estreché su mano, ya que tuve oportunidad de saludar a todo el personal de oficinas.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
  3. Desde la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía (AGRAFT) le damos nuestra enhorabuena por este trabajo tan emotivo y cariñoso sobre los tranvías de la ciudad de los Cármenes. Pocas veces se lee un trabajo tan riguroso y tan documentado. Su trabajo contribuye a llenar una parte de la historia de nuestra ciudad que, como alguna otra, permanece oculta por las brumas del desconocimiento y la indiferencia. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amigos. Pero todavía me quedan algunos capítulos sobre los Tranvías de Granada. Y para el próximo mes puedo anunciar otra serie sobre el Granada - Sierra Nevada, aunque sobre este tema mis archivos fotográficos son muy limitados.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
    2. Magnífico trabajo sobre la historia de los tranvías de Granada. Soy de Madrid y he conocido debido a mi edad, la época dorada de sus tranvías, habiendo viajado en ellos en bastantes ocasiones. Le pediría que publicara en este formato todo lo que tenga sobre los tranvías de Madrid, que sin duda resultará muy interesante. Gracias de un admirador de este medio de transporte.

      ias anticipadas y un saludo de un admirador de este medio de transporte.

      Eliminar
    3. Anónimo comentarista:
      Lo que me pides está en marcha, y algunos retazos ya los he publicado en distintas entradas de este blog; sin demasiado éxito, por cierto. Pero no esperes una colección de fotos bonitas, sino el resultado de varios años de investigación en Archivos y prensa, correspondiente a un período de poco más de cien años en el transporte urbano madrileño.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar
  4. Estimado Jose Antonio:
    Magnifico y emotivo testimonio. Cuando nos conocimos en Málaga, sabía que tenías mucho que contar de esta historia de 70 años de tranvías en Granada. Personas como tú me han metido ese gusanillo de saber cada día más de toda esta historia llena de matices y grandes momentos que me llenan de orgullo como granadino y aficionado al ferrocarril. Sólo me faltó conocer en vivo los tranvías.
    Gracias, por estas tremendas entregas. Me han emocionado y llenado de alegría.

    ResponderEliminar
  5. Yo me limito a dar testimonio de lo que he visto y de lo que he vivido. A otros, como tú, les corresponde realizar un estudio serio de los Tranvías de Granada. Contar las historias personales queda muy bonito, pero eso es pura anécdota; eso sólo debe ser el aderezo del plato, en el que lo sustancioso tiene que ser un estudio serio, repito, de los Tranvías de Granada. ¡Claro que tiene sus dificultades! Pero algún día tendréis que hacerlo, y cuanto antes empecéis más fácil será conseguirlo.
    Saludos. José Antonio.

    ResponderEliminar
  6. El tren es una pasada, me gusta ver cosas así de vez en cuando porque nos hace darnos una idea de como hemos ido evolucionando con el paso del tiempo para conseguir estas máquinas tan eficientes, rápidas y cómodas, impresionanteee!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Barbara. Cuento lo que he vivido.
      Saludos. José Antonio.

      Eliminar