sábado, 29 de agosto de 2020

Toponimia tranviaria madrileña (1)..


¿Por qué “Toponimia Tranviaria”?

Según el DRAE, el término Toponimia significa “Estudio del origen y significación de los nombres propios de lugar”. Quienes nos movemos en el entorno de los temas madrileñistas conocemos una gruesa publicación de título “Toponimia madrileña”, cuyo autor es el querido amigo Luis Miguel Aparisi Laporta, que indica el significado del nombre de cada calle y cuándo tuvo lugar el “bautizo oficial”. Asistí tiempo atrás a una Conferencia de Aparisi sobre toponimia y estatuaria de Santa Teresa en Madrid, cuando se me ocurrió que por qué no intentar, humildemente, preparar una entrada en este blog sobre la toponimia tranviaria madrileña.

He sufrido en mis propias carnes lo que supone investigar, buscar en los callejeros, ir a tomar fotografías, buscar información. Y volver al Archivo de Villa, donde sabía que había un ejemplar de la Toponimia madrileña (“el Aparisi”). Hasta que he conseguido mi ejemplar de “el Aparisi”.

Las calles y plazas madrileñas, las vías públicas madrileñas, están dedicadas a las personas, cosas y conceptos más variopintos. Apenas, a medios de transporte urbano. En Madrid tenemos unas pocas calles dedicadas a tranvías; pasemos revista a algunas de ellas.


Calles tranviarias en el núcleo de Vallecas.

El más importante núcleo de “calles tranviarias” es el de Vallecas, es un barrio moderno situado entre la M-40 y las vías del tren (vías de ancho español a Zaragoza, utilizadas sobre todo por los Cercanías a Alcalá de Henares y Guadalajara). Tomé fotografías de estas calles el 27 de Agosto de 2010, y no he vuelto a pasearme por ellas, aunque en Google no se aprecian grandes cambios.




Este barrio de calles “tranviarias” tiene una configuración prácticamente rectangular, y está claramente configurado por tres núcleos. De derecha a izquierda, es decir, de Este a Oeste:
  • ·         Tres grandes bloques de viviendas con patio de manzana.
  • ·         Una zona industrial, con unos bloques de viviendas en el extremo Este.
  • ·         Tres bloques de viviendas, de menor tamaño que los primeramente citados.

Las 9 calles tranviarias de este barrio son éstas:
  • ·         Calle de la Jardinera
  • ·         Calle del Cangrejo
  • ·         Calle del Charleroi
  • ·         Calle del Trole
  • ·         Calle del Tranvía Blanco
  • ·         Calle de la Maquinilla
  • ·         Calle de El Yesero
  • ·         Calle del Cocherón de la Villa
  • ·         Calle del Tranvía de Arganda

La denominación de estas nueve calles fue asignada por el Ayuntamiento de Madrid en Pleno de  26 de Septiembre de 2002, en el Distrito del Puente de Vallecas, Barrio de las Palomeras Sureste, Barrio del Cocherón de la Villa.

¿Por qué se han dado estos nombres tranviarios precisamente a las calles de ese barrio? Lo desconozco, pero siempre es de agradecer que alguien se haya acordado de los tranvías. Lo que sí parece cierto es que, en esos terrenos, o al menos en parte de ellos, estuvieron las cocheras del Tranvía de Vapor de Madrid a Vallecas y Canteras, una línea con un pobrísimo servicio de viajeros (al Pacífico), y que era básicamente una especie de ferrocarril industrial que unía las distintas canteras de yeso con las distintas fábricas de yeso.




Al Este del barrio se encuentra un tramo de la Avenida de la Albufera, un tramo ciego que acaba en una valla, en el sitio donde hace años se situaba el Paso a Nivel del Ferrocarril de MZA. En ese paso a nivel también cruzaba la vía de MZA la vía estrecha del tranvía de vapor de Vallecas. Hay una larga historia de cómo se consiguió hacer ese cruce.

En sentido longitudinal hay dos calles “tranviarias”:
  • ·         Al Norte, una ancha Avenida, “Calle del Cocherón de la Villa”.
  • ·         Al Sur, una calle interrumpida en el paso por la zona industrial, “Calle de El Yesero”. En su tramo Este es un bulevar.


Calle del Cocherón de la Villa.

Lo de “Cocherón de la Villa” se refiere a las cocheras y talleres del Tranvía de Vallecas. Los Talleres tuvieron una cierta importancia, y antes de que la Compañía Madrileña de Urbanización (CMU) adquiriera el Tranvía de Vallecas en 1908, ya encargaba a estos Talleres distintas reparaciones de sus locomotoras. La CMU traslado a estos talleres una de las estructuras metálicas originales de la cochera de Tetuán.





Calle de El Yesero.

“El Yesero” era uno de los motes populares de ese tranvía. Inicialmente, el Tranvía de Vallecas estaba previsto que llegara hasta Arganda, pero la puesta en servicio del Ferrocarril a esa población determinó que el Tranvía decidiera especializarse en el servicio de las minas y fábricas de yeso en Vallecas.





Veamos en detalle cada uno de los tres núcleos del barrio, de Este a Oeste.


Núcleo Este de viviendas.




De Este a Oeste encontramos las siguientes calles transversales:

Calle de la Jardinera.

Pude parecer fura de lugar que entre las calles del Tranvía de Vallecas aparece una dedicada a “la Jardinera”. Pero lo cierto es que, en el período anterior a la toma de control por la CMU, el Tranvía de Vallecas utilizaba jardineras.





Calle del Cangrejo.

Un nombre totalmente fuera de lugar. Es lo que suele ocurrir cuando toma decisiones alguien que no tiene ni puñetera idea del tema. “Cangrejo” fue un mote popular aplicado a los tranvías eléctricos urbanos de vía estrecha en Madrid; y no precisamente el mote más extendido. En fin, ¡qué le vamos a hacer!








Calle del Charleroi.

Tres cuartos de lo mismo que con la Jardinera. Charleroi era el nombre que aplicó a varias series de tranvías de vía ancha tanto la Sociedad General de Tranvías Eléctricos de España (la General) como la Sociedad Madrileña de Tranvías (SMT), refiriéndose al fabricante belga del equipo eléctrico de determinados tranvías. Bueno es recordar que el Tranvía de Vallecas era de vía estrecha y no llegó a electrificarse...




Calle del Tranvía de Arganda.

Acertó. Solo que el tranvía de Vallecas nunca llegó a Arganda.








Núcleo central, industrial.

El núcleo industrial central supone una ruptura en la urbanización de la zona. En ella encontramos dos calles transversales, que no mantienen ninguna alineación con las existentes en las dos partes urbanizadas adyacentes,





Calle del Trole

Se supone que se refiera a la pértiga, que, con una ruleta en el extremo superior, se utilizaba en los tranvías eléctricos madrileños para tomar la corriente eléctrica de la línea aérea. Pero recordemos que el Tranvía de Vallecas nunca se electrificó.





Calle de San Toribio

Resulta curioso que, además de la calle del Trole, en medio de la zona industrial hay otra calle transversal, la “Calle de San Toribio”. Mi no entender: ¿San Toribio? De pequeño, en el colegio había un chascarrillo: “En el Cielo no hay mas que cuatro santos y un santito”. Cierto: Santo Tomás, Santo Toribio, Santo Tomé, Santo Domingo y San Tito.


Núcleo Oeste de viviendas,





Calle del Tranvía Blanco

La calle del Tranvía Blanco es una calle transversal que sirve de frontera con el núcleo central, industrial. El pintar los tranvías de blanco, para mejorar la visibilidad, fue una decisión de Arturo Soria en los tranvías de la Ciudad Lineal, Y cuando compró el Tranvía de Vallecas pintó de blanco todos los remolques de viajeros de este tranvía.








Calle de la Maquinilla

Una extraña calle en ángulo recto, una parte en sentido longitudinal y otra transversal. Lo de “Maquinilla” dudo que se aplicara a este Tranvía de Vallecas. La Maquinilla sí era un nombre popular de las líneas de vía ancha de la Ciudad Lineal, refiriéndose a la locomotora d vapor de tipo tranvía. Tan popular se hizo que el apodo Maquinilla se siguió aplicando también a los tranvías eléctricos de la Ciudad Lineal.








Saludos.   José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario